Hola:-)

Quiero compartir con la comunidad en #Manifiesto, el comantario de un compatriota venezolano y el comentario mío, como interacción en un blog cubano, a raíz de un artículo del intelectual Luís Britto.

Espero que les sean útiles estas palabras.

Saludos;-)

Antonio:

Vivo en venezuela y hay tantas aristas que ya no se sabe en que realidad o en cual burbuja se encuentra el gobierno de verdad se por donde comenzar pero a la vista de todos están los siguientes problemas:

No existe la completa disposición del gobierno por recuperar la capacidad productiva del país,según los comentarios callejeros… la corruptela no lo permite pues se les cae el negocio de la importación, todos reclamando el pernil de fin de año que nunca llegó, el presidente justificando por que no llegó y nadie habla del por que no se busca la manera de producirlos aquí.. y así es con todos y cada uno de los artículos y productos de primera necesidad…

Se han construido gracias a la revolución mies de asentamientos poblacionales.. En primer lugar no pagan nada por la electricidad, ni lo más mínimo tampoco por la vivienda y el gobierno no ha sido capaz de ponerles al lado ni una granja avícola para producir huevos.. Donde va a trabajar toda esa gente, en ningún lado, esperando el bono en dinero que le da el gobierno para irse a jugar a las loterías que se han reproducido y como que es el único negocio próspero hoy en este país. Señores venga el petro, el Sucre.. lo que sea un país sin producir aunque sea una parte de lo que se pone, de lo que usa, de lo que se come nunca saldrá a flote de una crisis, tenga el gobierno que tenga, sea o no títere de los EUA. Y así hay miles de problemas aqui que denotan o falta de cerebro o falta de voluntad política.

Aún la gente se pregunta si las sanciones a los diferentes ministros militares o funcionarios del gobierno estan o no basadas en elementos reales; pero cuando los ven con carros de último modelo, fincas y casas varias encuentran la verdad detrás de todo.

 

 

Hola tocayo:-)

Yo estuve en Venezuela entre 2008 y 2010; prácticamente, todo lo que dices, lo escuché en innumerables conversaciones con paisanos tuyos y con otros míos que esta allá.

Por lo que he vivido, escuchado y leído, sé que situaciones similares a las que ocurren en tu linda tierra —porque seguro que linda no ha dejado de ser—, ocurrieron en los antiguos países socialistas europeos. En una revista Sputnik de la época, un artículo señalaba como algo negativo del gobierno polaco, que a pesar de haber construido muchas ciudades para mejorar la calidad de vida de la población; no contribuyo a edificar las iglesias, siendo esa nación profundamente religiosa; razón por la cual, la nueva sociedad socialista de entonces, vivía insatisfecha. Estoy seguro que se pueden exponer cientos de ejemplos que han afectado la construcción del socialismo y que aún lo siguen haciendo. Ahora, ¿qué hacer?

A mi modesto entender, los pueblos desde sus organizaciones de base deben meditar profundamente para corregir los disparos políticos de los gobiernos progresistas del mundo. Porque si se piensa con el estómago —importantísimo órgano que no tiene memoria histórica—, se corre el riesgo de abandonar la lucha que por siglos esos mismos pueblos en emprendido por la emancipación y peor aún, por consiguiente, perderían los no pocos logros que se han alcanzado a base de hambre y muerte. Por lo tanto, hermano venezolano, lo primero es echar rodilla en tierra junto al líder de la Revolución bolivariana, que no es solo un hombre (Maduro); pues en él, se sintetiza la obra desde Miranda hasta Chávez.

Sugerencias:

  • Derrocar a la burguesía e instaurar la dictadura del proletariado. Tener un Presidente obrero no es el equivalente.

  • Aprender de los errores cometidos por otros en el mismo empeño.

  • Asumirlas cuanto antes las premisas de una sociedad socialista deben: Fuera propiedad privada sobre los medios fundamentales de producción; todos los ciudadanos deben trabajar por el bien común (instaurar la ley contra la vagancia). Garantizar los derechos básicos fundamentales (educación, salud, alimentación, …) pero a la par, exigir porque los beneficiados de estos, se conviertan en dignos ciudadanos y no en vividores oportunistas; en otras palabras, muy de moda: en corruptos amparados por la ley.

Recuerden que nadie sabe cómo construir el socialismo —o una sociedad mejor—, eso hay que aprenderlo y con mucho costo; más para nuestras naciones incultas y agredidas constantemente. El paraíso en la tierra, está por construirse, y no será Dios precisamente quien lo haga.

Saludos revolucionarios;-)