IMITACIÓN DE LA ALEGRÍA

 

Donde los árboles aún

más desolada hacen la tarde,

al tiempo que indolente

se ha desvanecido tu último paso,

aparece la flor

en los tilos y persiste en su suerte.

 

Buscas una explicación a los afectos,

pruebas el silencio en tu vida.

Otra ventura me revela

el tiempo reflejado. Aflige

como la muerte, la belleza

ya en otros rostros fulmínea.

 

He perdido toda cosa inocente,

incluso en esta voz, que sobrevive

para imitar la alegría.

 

 

SALVATORE QUASIMODO