Tras una inspección llevada a cabo en la estación de servicios El Saman, en el estado Trujillo por parte de fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), se logró realizar una venta supervisada de más de 180 litros de aditivos para carros de diversas marcas. 

 

En dicha inspección se detectó que el encargado de dicho sujeto de aplicación incurría en el remarcaje de precios y por consecuencia estos no presentaban habladores, por lo que se procedió a tomar una medida preventiva y la sanción de un pago de cinco mil 250 Unidades Tributarias.